Logotipo Sixtudio

La Federación da tres días más de gracia al Lorca FC

0

El cuento de nunca acabar. Anoche finalizó el plazo que la Real Federación Española de Fútbol dio al Lorca FC para abonar los 482.000 euros que adeuda. El pago no llegó por lo que el ente ha iniciado el expediente para formalizar el descenso administrativo del club de Xu Genbao a Tercera División, lo que abriría la puja por la plaza vacante en el Grupo IV de Segunda B.

Sin embargo, la decisión no es firme todavía. La RFEF ha facilitado al club lorquino tres días más para que explique y argumente por qué no ha abonado la deuda. Una prolongación fuera de lugar para extender una situación agónica. No ya para el Yeclano Deportivo que ha descartado plenamente reclamar la plaza.

Y es que el club azulgrana sería el primero al que la RFEF ofrecería la plaza como campeón del Grupo XIII de Tercera. Sin embargo, tendría que pagar ese casi medio millón de euros. Una cifra inalcanzable para el club yeclano. La ‘patata caliente’ pasaría entonces al Lorca Deportiva, por ser equipo descendido de Segunda B de la misma Federación que el Lorca FC. Si tampoco fuera, los siguientes aspirantes serían los campeones de Tercera División. Si todas estas opciones fallan, la plaza sería para cualquier otro descendido de Segunda B. Previo pago de la deuda, por supuesto. En última instancia, si no hubiera clubes candidatos, el Grupo IV quedaría con 19 equipos, descendiendo tres el próximo curso.

La Tercera vuelve a tener 21 equipos
Mientras la situación del Lorca FC sigue en el aire a estas alturas, el presente de uno de los equipos afectados por esta situación ha conseguido aclarar su situación. Ayer se celebró Asamblea en el seno de la Federación de Fútbol de la Región de Murcia que hizo oficial el ascenso de El Algar de Preferente a Tercera, por lo que, a día de hoy, serían 21 equipos a expensas de lo que ocurra con el Lorca FC, ya que si finalmente se certifica su descenso administrativo, podría competir, vaya usted a saber cómo, en Tercera, pasando a 22 equipos. Una situación que ha pasado de caótica a indignante para acabar siendo casi cómica.

Compartir.