Ir a Comodón

Siete puntos para intentar el asalto

0

– Publicidad –
Yeclasport - Academia New London


La liga en Tercera División está a cuatro jornadas de tocar a su fin y el Yeclano Deportivo acaricia el objetivo por el que lleva suspirando las últimas tres temporadas: el play-off. El regreso de Sandroni al banquillo azulgrana se interpretó como una fuerte apuesta por volver a disfrutar de una fase de ascenso y, aunque la trayectoria no ha sido todo lo regular que se esperaba, el equipo ha respondido en la segunda vuelta una deficitaria primera.

Cuatro jornadas para el final y seis puntos de ventaja sobre sus perseguidores. El Yeclano cuenta con 61 puntos, lejos de los 72 del Águilas, primer rival de esta recta final y tercero en la tabla, mientras que Real Murcia y Mar Menor llegan por detrás con 55 puntos. Por delante, además del Águilas, resta una visita al CAP Ciudad, recibir en La Constitución al Pulpileño y despedir la liga en el Pinatar Arena.

Para que el conjunto yeclano logre la clasificación matemática le bastarían siete puntos. Dos victorias y un empate sería suficiente. Pero a esta ecuación se le debe añadir un factor más y es el enfrentamiento directo entre sus dos principales perseguidores a dos jornadas para el final. El Monte Romero vivirá un duelo que, salvo extrañas circunstancias, podría descartar a uno, otro o a los dos en la lucha por destronar al conjunto azulgrana.

La clave del equipo que preside Pedro Romero se halla mirando los números de la segunda vuelta. A estas alturas, a falta de cuatro jornadas, el equipo lleva tres puntos menos que los conseguidos en la primera ronda del campeonato. El bajón del UCAM B y, sobre todo de El Palmar, también ha permitido a los azulgranas mantenerse a flote en la zona alta, a la que poco a poco y desde atrás se fueron sumando el filial pimentonero y los de San Javier.

El primer capítulo del final de la película 2016-2017 se vivirá el domingo a las 17:30 en La Constitución. El Yeclano – Águilas iniciará la cuenta atrás de una liga que, parece esta vez sí, tendrá final feliz. Pensar en el ascenso ya será otro cantar.

Compartir.