Spumaytel

Sanjuán, tranquilidad para tiempos de tormenta

0

Las formas muchas veces son más importantes que el fondo. Fernando García Sanjuán es más un Del Bosque que un Mourinho, los más ilustrativos polos antagónicos. Un hombre moderado, tranquilo, sosegado, pertinaz, constante y silencioso. El villenense hace de estos atributos un valor que pretende trasladar al fútbol de su equipo.

En su haber contempla la mejor temporada del Yeclano Deportivo en su breve historia. Una campaña donde consiguieron el ascenso en los penaltis ante la Pobla de Mafumet, el título liguero y la correspondiente clasificación para disputar por única vez la Copa del Rey.

Fue una temporada donde el Yeclano mostró una supremacía muy importante sobre el resto de equipos de su grupo. Y una de las campañas donde mejor fútbol se ha visto en La Constitución, con un bloque muy sólido tanto en defensa como en ataque.

García Sanjuán sin embargo no pudo repetir la gesta en Segunda B y tras una mala primera vuelta presentó su dimisión como gestor del vestuario azulgrana. Lo hizo en un acto de generosidad, de caballerosidad, perdonando cualquier retribución y marchándose por la puerta grande del coso de La Constitución. Su humildad, educación y cariño hacia jugadores, directiva, afición y medios de comunicación le hicieron ganarse el respeto de todos, que ahora ha recibido su recompensa.

Segundas partes nunca fueron buenas, reza el lugar común futbolístico. El preparador villenense tratará de desmentir esa afirmación. Hasta la fecha ha sido un hombre de cantera, ha desfilado por las categorías inferiores de Hércules, Eldense o Alcoyano. Conoce a la perfección al club, a muchos de los futbolistas y a la categoría. Ahora le corresponde demostrar si su verdadera versión fue la del mal segundo año o la de la gran primera temporada. El tiempo lo dirá.

Compartir.