Spumaytel

Cuando no hay calefacción, bueno es un brasero

0

Mañana ‘fresquita’, más propicia para jugar al dominó o leer un libro con las piernas en el brasero que para recibir al tercer clasificado del grupo en ‘La Constitución’, un Racing Murcia que llegaba sin perder desde septiembre y en un gran momento tras derrotar al Cartagena B.

Para este encuentro Adrián Hernández se decantaba por jugar con tres atrás en un once compuesto por Iván Martínez, Gabri Clemente, Diego Ruiz y Pablo De Dios en defensa, los carriles para Antoñito y Juanmi Heredero, Mario Tomé, Bauti, Manu Costa en medio campo y Salinas junto a Álvarito formando el ataque.

Por el equipo visitante dirigido por José Luis Acciari jugaban, Irureta, Álvaro, Chema, Bruno, Higgins, Pedrosa, Oscar Díaz, Víctor, Mario y los exjugadores azulgranas Pedro Andrés Campoy y el yeclano Carlos Felipe.

Comenzó el partido con ambos equipos tratando de entrar en calor, tentándose, ninguno quería arriesgar atrás y fue el Yeclano el primero que puso algo de intención, acercándose poco a poco a la meta de Irureta, un lanzamiento de falta de Alvarito rozó la escuadra del arco visitante. Racing, se mostraba muy bien posicionado cerrando espacios sin permitir que el virtuosismo de los centrocampistas locales calentara el ambiente. Salinas disparo a las manos del portero, algo desviado fue un tiro de Alvarito desde la frontal, pero los visitantes también soltaban latigazos, en dos rápidas contras helaron más al público, primero Manu Costa tocó lo justo para evitar un remate tras centro lateral y después Oscar Díaz le pegó alto al pisar el área yeclana. Se cerró el primer tiempo con un par de acciones antideportivas, por los visitantes en las que Campoy, Álvaro y Víctor recibieron cartulina amarilla.

El segundo tiempo empezó con la entrada de Pau Pérez y Melgar sustituyendo a Mario Tomé y Alvarito. No se había cumplido un minuto y se adelantaban los visitantes. Jugada que nacía en una falta en la frontal del área de Racing, que no pitaba Garcia Acosta y la posterior contra que, con un Yeclano descolocado, Pedrosa lo aprovechó para percutir solo, por la derecha, y su pase a la frontal lo mandaba Oscar Diaz a toda la escuadra. Cero a uno y el frio calaba en los huesos del millar de aficionados que están volviendo a dar el color a una grada que huele la importancia de cada encuentro. El gol hizo que los visitantes se sintieran cómodos en el partido y el Yeclano comenzara a precipitarse en sus decisiones y fallar pases, sobre todo en la zona alta, sin aprovechar el juego de espaldas que intentaba a hacer Melgar, el dominio del juego y el único en proponer juego era el equipo de casa. Mientras Racing, vivía esperando conseguir un contragolpe y más pendiente de perder tiempo que de jugar al futbol.

Un cambio a la desesperada de Adrián, cuando faltaban poco más de diez minutos para el final, dando entrada a Mario y Tonete por Antoñito y Juanmi, vino a demostrar el trabajo táctico del Yeclano y el abanico de posibilidades que ofrece la plantilla colocando a Pau y Salinas como carrileros, buscando abrir las bandas y despoblar en centro del área para intentar cazar una. Funcionó, como al echar ‘picón’ al brasero y bajar las faldas de la mesa camilla, una falta esquinada a banda derecha que tocaba De Dios en corto al corazón del área, donde Tonete se hallaba desmarcado para poner un centro que Gabri tocó y apareció Marcos Bautista en el segundo palo para alojar el balón en la red. Empate conseguido y un Yeclano que buscó en los cinco minutos que se añadieron el gol que le diera la victoria.

Acabó un partido, salvando un punto, en el partido más difícil que se disputó en Yecla en lo que va de temporada, ante el rival más serio tácticamente, que anotó un gol psicológico, que deja al Yeclano con tres puntos de ventaja sobre Cartagena B y nueve más el golaverage ante este Racing de Acciari, otro de los candidatos firmes al ascenso, como lo es Lorca Deportiva, rival que recibirá el próximo domingo al Yeclano en la ‘Ciudad del Sol’, en lo que será otro partido clave para el campeonato.

Compartir.