Spumaytel

Fran Martínez: “El fútbol y el Yeclano me lo han dado todo”

0

Á. Ayala / J. Ramón Martínez // Con solamente 30 años, el ya ex cancerbero del Yeclano Deportivo anunció hace unas semanas que se retira del fútbol. Lo hace con el convencimiento de que no va a dar la mejor versión de sí. Sus obligaciones laborales y también familiares le obligan a tomar una decisión muy meditada. Fran Martínez Pascual deja tras de sí más de una década dedicada al conjunto azulgrana, previo fugaz paso por el Yeclano CF, cuando con apenas 16 primaveras, José Víctor le convocó para un encuentro en la Segunda B de la última temporada del extinto club. YeclaSport invitó a Fran a una cerveza a cambio de que éste nos contara cómo han sido todos estos años defendiendo el arco azulgrana y hubo trato. El ‘Parapenaltis’ se jubila. Quizás demasiado pronto pero las decisiones personales son sagradas.

¿Qué motivos le han llevado a abandonar el Yeclano Deportivo y el fútbol?
Al final es casi una obligación. Me obligo a dejar el fútbol por la falta de tiempo, de horas al día. Llega un momento en el que el ciclo de un día, y otro, un año y otro al final el cuerpo y la cabeza llega hasta donde llega y el nivel de estrés te impide disfrutar de las cosas y no puedes dar lo mejor de ti tienes que dejarlo. Y si no era capaz de llegar al 100%, tengo que apartarme. Yo vivo de mi trabajo y no del fútbol.

¿En quién se ha apoyado a la hora de tomar esta decisión?
En primer lugar, es un planteamiento mio. Las sensaciones que yo tengo son las que me guían. Pero lógicamente esta decisión se comenta con la familia, la mujer. Las personas que realmente te conocen son las que escuchas de verdad pero la decisión es personal.

¿Cuándo decide dar este paso y dice ‘hasta aquí’?
No es algo de un día para otro. Ya llevaba un par de años donde me cuesta. Cuesta levantar el sábado para ir a entrenar, subir en invierno… Y me empiezo a preguntar por qué me cuesta. No descansas bien, la cabeza no está donde debe estar. Es una mochila a la que vas echando piedras y te planteas ‘seguramente ésta sea mi última temporada’. Físicamente me encuentro bien y podría haber estirado un poco más.

YeclaSport Mar Menor Yeclano (18)Se le había ofrecido un año más desde el club…
Si. Tengo mucho que agradecer al club y a Sandroni, que fue el primero que me dio la oportunidad y me ha asegurado que la puerta está siempre abierta para mi mientras esté él. Le expliqué mi situación y la entendió perfectamente y la apoyó.

De hecho, se le ha pedido que permanezcas en el club…
Se me ha ofrecido la posibilidad de seguir dentro, trabajando, apoyando, no desde el nivel de un futbolista sino de una forma en la que sí puedo aportar todo lo que puedo. Con la tranquilidad de que voy a aportar todo lo que puedo. Voy a ayudar al cuerpo técnico en la preparación de los porteros.

Toda una vida dedicada al fútbol, al que llega muy, muy joven al Yeclano CF, ¿Cómo fue aquello?
Me llama José Víctor, tenía 15 años, y me convocó para un partido de Segunda B allá por el 2004. De repente me vi junto a Carretero, Estecha y decía ‘¡pero qué hago yo aquí!’. Me llamó, fue coincidencia que Ballesteros tuvo una hernia y yo estaba entonces en juvenil de primer año. Fue algo que me ‘tocó’ porque habían porteros de más edad por encima de mi.

Y más tarde, llega al por entonces nuevo Yeclano Deportivo. ¿Cuándo?
No recuerdo muy bien cuándo pero sí que tenía 20 años. Venía de juvenil, hice un año en Regional con el Yeclano Sub’23, que ascendimos, y luego me llamó Sandroni, no se si el primer o el segundo año en Tercera. Con Abellán entrenaba pero sin ficha.

¿Y qué le ha dado el fútbol durante todos estos años?
Todo. Te puedo decir amistades, valores, dinero a poca escala pero es una ayuda, afrontar los problemas de otra forma porque pasas allí muchas horas, es una familia. Se pasan buenos momentos, malos, se pasa bien, mal. Me lo ha dado todo.

¿Y qué momento recuerda con más cariño?
Tengo tres, en un mismo partido. Son en el último partido ante el Haro. Uno es en la segunda parte de la prórroga y estoy en la portería contraria a donde luego se tirarían los penaltis. Hay una falta, se para el juego y veo la grada joven, sobre los vestuarios. Vi a todos botando. Aquella imagen no tuvo precio. Luego cuando paro el penalti, en esa décima de segundo donde ves para dónde sale el balón y dices ‘es mío’. Y luego ya cuando acaba el partido que alguien me subió a hombros. Son los mejores momentos que guardo.

06-Yeclano-Haro19

Es que hubo una época en la que Fran parase un penalti dejó de ser noticia. ¿Cómo se entrenó aquella figura del ‘parapenaltis’?
Eso surge en la época de Sanjuán [la primera]y la verdad es que tuve dos años de muy buena racha. Tenía la sensación de saber hacia donde iban y me decía ‘me da igual dónde lo tires que sé que te lo voy a parar’ pero claro, eso no ha sido así siempre. También hubo rachas malas. Iba con esa convicción y también es verdad que seguía mis pautas y premisas pero también hay un porcentaje del 90% que corresponde al lanzador y un 10% al portero.

Fran nunca ha tenido una temporada en la que haya sido titular indiscutible pero si es cierto que ha tenido siempre sus momentos todos los años. Y siempre sin protestar. ¿Cómo lo ha llevado?
Es verdad que nunca he jugado 30 partidos seguidos a los que se le suele dar un portero. Hay momentos en los que se pasa bien y mal, lo decíamos antes. El fútbol es deporte y como deportista hay que saber ganar y perder. Yo he reconocido que he tenido siempre buena competencia y he reconocido cuando no he tenido que jugar. Pero también ha habido momentos que merecía jugar y no jugaba y al revés. Todo se debe a la constancia, no pensar más allá de un entrenamiento o un partido porque si no lo dejas. Yo pensaba a veces ‘qué cabrón este entrenador que no me pone’ pero luego tenía la capacidad de analizar que si jugaba el otro y no yo era porque algo mejor estaba haciendo el otro portero. A lo mejor no lo entendía pero me decía que yo iba a seguir porque pensaba que estaba en el camino correcto.

¿Qué portero le ha dado más ‘guerra’?
Todos me han dado competencia. Y cada uno me ha enseñado algo. Toni Bernal, experiencia, la forma de ver las cosas. Alberto, la humildad que y la fiabilidad que tenía. Lalo me hacía ver cómo fui yo desde la inexperiencia y reforzarme para no volver a cometer ciertos errores. Vicente, que fue el primer compañero, me fijaba en él, en todo lo que hacía un portero de Tercera, que era lo que quería. Pepelu, un portero completo, que me ha dado ‘guerra’ pero me ha enseñado una competitividad sana.

¿Problemas con alguno?
Nunca. Puedo decir con orgullo que jamás he tenido un problema con un compañero. Siempre ha habido competencia sana.

¿Cuál cree Fran que ha sido su mejor virtud y peor defecto como portero?
Me considero rápido. Bajo palos creo que soy rápido. Como virtud. El cuanto al defecto, creo que el juego aéreo.

Hemos hablado de los mejores momentos. Toca ahora los peores. ¿Cuáles han sido?
He tenido varios. Recuerdo la temporada de la alternancia con Toni Bernal en la que veníamos jugando una racha buenísima, en la que había parado tres o cuatro penaltis seguidos, todos los partidos ganados pero perdimos contra el Cieza líder aquí. Dos goles mano a mano y el siguiente partido me dijo el míster [Sanjuán] me dijo ‘te tengo que quitar porque si no aprovecho ahora no te puedo quitar ya’. Ese momento y otros en los que te dice el entrenador que sabe que te tenía que dar más y no te lo da.

YeclaSport_Yeclano_Muleño (46)

¿Cómo vivió esos dos ascensos históricos del Yeclano Deportivo?
Parecía fácil entonces. Esos ascensos se viven con mucha intensidad porque se hicieron una piña de una forma en la que todos lo dábamos por todos. Ese ambiente sano y limpio y si acompañan los resultados, te sentías invencible. En el primer ascenso el pueblo se volcó de una forma que, como anécdota, la gente que estaba de bodas se pegó la tarde pendiente de la radio. Gente con la que apenas tenía contacto me llamaba para darnos ánimos… Pero luego otros años hemos tenido inseguridades y miedos, en los que ha sido más duro levantarse después de un palo. Pero faltaba algo. Cuando nos metió 2-0 el Trival Valderas sabíamos que no pasaba nada, que vamos a remontar. Y así en muchos partidos de aquel año.

Pero aquellos ascensos trajeron consigo dos descensos. ¿Cómo los asimiló?
El problema que tuvimos cuando ascendimos, creo, es que nos lo tomamos como un premio. Y jugar en Segunda B era un premio. Descender lo teníamos como, no asumido porque eso es de perdedor, pero sí que existía esa posibilidad muy cercana. Cuando llega el final de temporada y luchas hasta el final piensas que falta algo. Luego volvimos a ascender, descendimos y se piensa ‘no pasa nada, volveremos a ascender’… Pero mira, asciende otra vez ahora… [risas].

¿Y qué fue lo que se pudo mejorar para evitar esos descensos?
El primer año a muchos de nosotros, sobre todo, nos faltó experiencia. Los fichajes creo que salieron bien. Toni Bernal salió bien. San José también. Andrés Carrasco ahí lo tenéis, pichichi. Álvaro Cano vino muy joven y aportó mucho. El equipo no se lo creyó del todo y los resultados no acompañaron del todo. Aguantamos hasta el final. Estuvimos muy cerca, 11 empates, nueve consecutivos…

Pero lo que no les quita nadie es la experiencia de mediros a rivales como el Real Murcia, el Cádiz…
Se vive de otra forma. No es lo mismo desde la grada que en el campo y sentirte partícipe de eso. Estando en el campo o en el banquillo. Son experiencias chulas, el Carranza, filiales como Sevilla o Betis, Nueva Condomina… Nos decía Sandroni ‘¿Veis ese campo donde vais a compraros ropa? Pues vamos a jugar ahí’ [risas]

Y por abordar la más reciente actividad, ¿cómo ha vivido estas dos últimas temporadas en las que el play-off se ha escapado por la mínima?
Son muy jodidos. Totalmente distintos los dos años. El primero pensábamos a falta de 10 jornadas que ya estábamos clasificados, con aquella racha al inicio de temporada. Ese año vivimos de rentas porque la segunda vuelta hicimos números de mitad de tabla. Hubo exceso de relajación, la cagamos en cuanto bajamos la guardia. Este último año fue al revés. Empezamos irregulares, tardamos en empezar a rodar y conjuntarnos. Al final el Yeclano no se metió por no ganar al Pinatar. Perdimos porque los 10 primeros partidos no conseguimos arrancar. El equipo no se unió desde el principio y lo pagamos.

Es muy probable que más de un seguidor azulgrana eche de menos a Fran… ¿Un último mensaje a los aficionados?
También puede que alguien me eche de más eh [risas]. A la afición jamás he tenido nada que reprocharle, agradecerles la paciencia que han tenido en los momentos malos y el apoyo en los buenos. Y a nivel personal, espero que les haya podido hacer disfrutar, si la he ‘cagado’ no fue aposta. Siempre he tenido una buena respuesta por parte del público. Y sobre todo, que sigan animando al Yeclano.

Compartir.