Logotipo Sixtudio

Díaz Escudero: “En el Bernabéu te acuerdas de los campos de tierra”

0

– Publicidad –

Academia New London


Jorge Díaz Escudero, el árbitro yeclano de Segunda División B relata su emocionante vida como colegiado de fútbol. El que asistió como cuarto árbitro a un encuentro de Primera División revela los secretos de sus primeros partidos y las técnicas que le han ayudado a no centrarse en la opinión de la afición. Pero sobre todo, Jorge, nos enseña el único consejo aplicable a todos los ámbitos de la vida: disfrutar de cada día.

Las moreras del Paseo de la Estación nos aguardan del imperante calor que azota a la ciudad. Es la primera vez que mis oídos y mi grabadora se preparan para escuchar la voz de quien impone el respeto y la arbitrariedad en el deporte.

Díaz Escudero sintió en primera persona lo que significa ser jugador de fútbol pues fue la posición que ocupó desde que cumplió cinco años. Con su colegio, ‘Alfonso X El Sabio’, comenzó a jugar en la liga de fútbol sala y poco después compaginó este torneo con la Liga de empresa junto a Joype. Fue con trece años cuando Jorge fichó por el Yeclano Infantil. “Después se formó la Sociedad Deportiva Fútbol Base Yecla donde jugué desde cadete hasta juveniles”. Al recordar esa etapa se dibuja una sonrisa en su cara que evidencia los maravillosos momentos que vivió.

Durante el primer año de cadete Jorge dio el paso inicial hacia un futuro brillante. Comenzó a arbitrar en la liga del Ayuntamiento aunque no dejó libre su puesto como jugador. Al tercer año en esta situación Díaz Escudero hizo balance y consideró que había llegado el momento de federarse como colegiado. “Todos empezamos jugando al fútbol y cuando se te acaba la carrera pero quieres seguir perteneciendo a este mundo debes tomar otra alternativa. En mi caso, vi en el arbitraje una salida”. Los logros alcanzados confirman que fue una decisión acertada.

YeclaSport_JorgeDiaz_Silvia2Nervios y un gusanillo en el estómago. Es la descripción del primer partido en el que Jorge actuó como colegiado. Se trató de un Almansa Peña Madridista de Caravaca al que además de la inquietud hubo que sumarle la escasa diferencia de edad entre jugadores y árbitro. “Eran cadetes por lo que tenían entre 15 y 16 años y yo, 18. Los futbolistas me miraron y pensaron ‘¿nos va a arbitrar el chaval este?’ Años después todavía se refleja en su mirada la valentía que brotó de su interior en aquel encuentro.

ASCENSO A SEGUNDA B
El calor es ya casi imperceptible. La intrigante conversación es ahora lo único importante en este acogedor lugar donde la tranquilidad permite a Díaz Escudero relatar los momentos más importantes de su vida deportiva como son los ascensos de categoría. El colegiado coincide en que todos son bonitos y cada uno de ellos es especial. “Los árbitros tenemos que pasar por todas las categorías. He estado en Primera Territorial, Territorial Preferente y en Tercera División. El tercer año en Tercera ya me propuse como meta el intentar ascender a Segunda B y lo conseguí”. Su gesto denota que fue un año de trabajo duro y constante. “En Las Rozas (Madrid) tuve que pasar una serie de pruebas físicas y exámenes. Ese día el tren pasa y no sabes si volverá a hacerlo de nuevo”. Jorge no lo dejó escapar.

Díaz Escudero asegura que la Segunda División B es una categoría que le gusta porque le permite además de viajar salir como cuarto árbitro a partidos de niveles superiores e incluso pitar con colegiados internacionales. Uno de los grandes premios fue la asistencia como cuarto árbitro al encuentro Real MadridLevante en el Santiago Bernabéu. “En esos momentos te acuerdas de los campos de tierra en los que has arbitrado y de la gente que te ha apoyado para llegar hasta ahí. La principal diferencia que encuentro entre el fútbol profesional y otras divisiones es la repercusión. Si tienes cualquier error hay muchas cámaras y contra eso no puedes competir”. Saber encontrar siempre el lado bueno de las cosas es lo que le ha permitido a Jorge apreciar cada categoría y no tener queja de ninguna de ellas.

YeclaSport_JorgeDiaz_Silvia3Escudero no duda ni un momento en expresar cuáles son los partidos a los que les guarda un cariño especial. “Me quedaría con el partido de debut en cada categoría”. La emoción invade sus palabras y por un segundo revive esos instantes previos en los que intentas cargarte de confianza y seguridad para afianzarte así en tu nueva posición.

De todos es sabido que es el colegiado quien recibe el mayor número de recriminaciones durante un encuentro por parte de la afición. Tener seguridad, estar concentrado en cada jugada, no desviarte del partido y mantener un contacto constante con el resto de asistentes son los ingredientes esenciales para el correcto arbitraje, según Díaz Escudero. “También influye la personalidad de cada uno. A mí lo que me interesa es lo que hay en el terreno de juego; quizá el no estar pendiente de lo que dice la grada es una virtud que tengo”.

El arbitraje está muy presente en la vida personal de Jorge y es después de una mala jornada cuando más reconoce el apoyo de sus grandes pilares: sus padres, su novia y amigos. “Le debo todo a mis padres pues son los que siempre han estado a mi lado. Además, también tengo que  agradecer la ayuda de mis compañeros de profesión”. El arbitraje es un trabajo en el que hay que tomar muchas decisiones y “como cualquier ser humano podemos cometer errores”. Con la mirada parece querer disculparse de cualquier fallo cometido.

El día a día de Jorge se torna agotador. Su capacidad de trabajo, valentía y dedicación para perseguir sus sueños me delata que logrará alcanzarlos. “Este año me he pasado todas las mañanas estudiando porque me preparé las oposiciones de Maestro de Educación Física. Las tardes las dedicaba a los chicos de actividades extraescolares y después entrenaba un par de horas”. A pesar de todo, el colegiado también encuentra tiempo para cuidar sus relaciones personales y disfrutar de un buen libro o una película.

Foto: Diari de Tarragona

Foto: Diari de Tarragona

Díaz Escudero añade un par de minutos al marcador de nuestra charla. Tiempo dedicado a conversar sobre clasificaciones y objetivos; pues después de dos temporadas seguidas pitando play-off este año quedó en el puesto 61. Pese a ello, Jorge se muestra optimista y asegura que lo importante es mantener la categoría. “Cuesta mucho llegar pero todavía es más difícil permanecer pues ascienden 2 pero descienden 20”. El árbitro debe luchar ya que si regresa a Tercera División no podrá volver a ascender pues uno de los requisitos es ser menor de 30 años.

Nuestro brillante colegiado se despide admitiendo que la ascensión a Segunda División es complicada y que por el momento lo único que le preocupa es disfrutar de cada día. “Mi objetivo es ir a corto plazo: hacer una buena pretemporada con trabajo diario, arbitrar los partidos lo mejor que pueda y estar preparado para todo lo que venga”. Únicamente debo añadir que a las personas buenas, trabajadoras y luchadoras el futuro sólo puede depararle cosas maravillosas.

Compartir.