Spumaytel

El Huércal-Overa conquista La Constitución (0-1)

0

Ficha tecnicaEl Huércal-Overa dinamitó en un partido gris la imbatibilidad del Yeclano. Los andaluces fueron mejores en un partido donde los locales estuvieron muy por debajo de su nivel y cayeron con jun gol de Tabale en la segunda parte.

El encuentro se inició con un Yeclano con ganas de agradar. Los azulgranas tuvieron un remate de Tonete tras un saque de banda que se marchó lejos. Fue un espejismo. Los aficionados tuvieron que sufrir una primera mitad insípida, sin ritmo de juego y con pocas llegadas a portería de uno y otro equipo.

Los más destacable de los primeros 45 minutos fue las dos sustituciones a las que se vio obligado a realizar García Sanjuán de Sergio Moreno y Castellanos por Rafa López y Gomis, que tuvieron que retirarse por lesión. Ya al final de este periodo llegó la mejor opción para los azulgranas con un centro de Pascui que remató Tonete y que Isma evitó que fuese el 1-0.

Tras el receso, los andaluces tomaron el control del partido. Pardo pudo abrir el electrónico en los primeros segundos con un remate que detuvo Pepelu. Más clara fue la opción que tuvo Carmona con un remate con la zurda que se marchó fuera por muy poco.

Era el preámbulo del 0-1, que llegó en una acción a balón parado que remató en el corazón del área Tabala en el minuto 66. Era el resultado justo para un conjunto almeriense más ambicioso que los de Fernando García Sanjuán, que se mostraron muy imprecisos.

El gol no sentó bien a los yeclanos, que les costó reaccionar a este contratiempo. Más de 10 minutos tardó en tener un acercamiento peligroso a la puerta de Isma. Fue en un remate de Kiki que rechazó un defensor. Más tarde, en una gran combinación grupal de los yeclanos llegó un disparo de Crivi que se marchó desviado.

Más con el corazón que con la cabeza buscó el Yeclano el empate, que evidenció falta de profundidad. Más cerca estuvo de llegar el 0-2 en una jugada personal de Selu que centró en boca de gol y no encontró rematador. No hubo tiempo para el equilibrio ante un Huercal-Overa que asaltó La Constitución.

Compartir.