Spumaytel

El triunfo de la identidad

0

El ascenso como liberación. Este domingo Cantabria fue el escenario de la alegría colectiva azulgrana. Fue donde se recogieron los frutos a un trabajo bien hecho, fundamentalmente desde 2016, pero que tuvo su inicio en 2004 con la refundación del club y con una idea clara, ser un equipo ‘Made in Yecla’, sustentado con jugadores del municipio y que tuviese arraigo, apego y conexión con todas las facetas de la vida de la localidad.

Los azulgranas han logrado sumar en estas últimas dos temporadas al calor de sus buenos resultados a una masa social que resulta la envidia de muchos grandes equipos de la Región. El jueves los aficionados de la Curvabar, una peña creada al final de la pasada temporada, acudió con sus bombos y su alegría a animar a la plantilla en el último entrenamiento antes de acudir a Cantabria.

En el encuentro de ida un tifo llenó de azulgrana todo el campo yeclano, más de 4000 almas llenaron el vetusto y romántico campo de La Constitución para vivir una goleada histórica que puso en bandeja un ascenso muy merecido por los del Altiplano.

Ese idilio con la afición ha sido el primer eslabón para lograr el éxito sobre el césped. El alma mater de esta entidad es su entrenador, Héctor Alejandro Altamirano Sandroni es un hombre de la casa, argentino pero afincado en la ciudad desde hace mucho, se casó con una yeclana y es padre de tres hijos. El domingo irradiaba felicidad. “Le he devuelto a Yecla algo de lo mucho que me ha dado. Estoy feliz por estos futbolistas de los que me siento plenamente orgulloso. El éxito es fruto de mucho trabajo y de una apuesta clara por nuestra identidad”.

El míster es entrenador, pero también líder de un conjunto ganador que ya conquistó el corazón de los yeclanos en el 2010 con otro ascenso histórico. Este domingo cuatro jugadores locales fueron titulares, gente de la casa que es el pulmón que da oxígeno a una entidad que no puede competir en presupuesto ni en futbolistas con pesos pesados como los dos equipos de lorca, pero que con el bloque construido en torno a futbolistas como Álex Vaquero, Chino, Íker Torre ha sabido superar un grupo muy complicado y dominar con autoridad en el playoff.

Sin duda, el momento clave de la temporada llegó hace apenas dos semanas, en la última jornada de liga. En el minuto 91 el proyecto azulgrana parecía caer en barrena al perder el título liguero después de estar más de 30 jornadas como líder. Pero llegó entonces un héroe para cambiarlo todo. La leyenda tiene nombre: Miguel Serna. El guardameta subió a rematar y marcó un auténtico golazo que le dio un campeonato a los yeclanos en el descuento. Y cambió la historia del club.

El portero estaba dolorido tras el partido por un golpe en el que derramó sangre por su nariz al final de la primera parte, pero solo sentía felicidad. “Es mi primer ascenso, estoy muy contento por vivir esto, por ser partícipe de este gran éxito y agradezco todo lo que nos ha pasado esta temporada. Ese gol fue muy grande, pero lo que hemos hecho también lo es y necesitábamos lograr el objetivo cuanto antes” apostilló Serna tras el partido.

La fiesta estaba en Camargo, una localidad montañosa en las proximidades de Santander, pero pendiente estaba toda una ciudad. Durante el partido, los ciudadanos acudieron en masa a cafeterías para ver el partido y escucharon a través de la radio del partido. Fue un domingo muy especial para la ciudad del Altiplano, que ha vivido con mucha intensidad el final liguero y el playoff. Con el pitido final llegó la alegría.

Una eliminatoria de playoff que no ha tenido al gran corazón del equipo. El centrocampista Álex Vaquero es el comandante de los azulgranas sobre el campo y esta temporada ha sido el pichichi del grupo junto a Artigas con 23 goles. Es uno de los más veteranos y experimentados del equipo y vivió su cuarto ascenso, pero ninguno como este. “Lo que he visto estas dos temporadas en Yecla no tiene comparación con nada, este es el mejor ascenso de mi vida, hemos hecho una temporada fantástica y quiero seguir en este equipo para consolidarnos en Segunda B, Yecla lo merece”.

El capitán fue el primero en celebrar este éxito colectivo. David Puche “Chino” cumple su 15ª temporada en el equipo, es el único que ha estado todas vistiendo la elástica azulgrana desde su fundación. Este yeclano sumó este domingo su tercer ascenso con el equipo de su vida. A sus 33 años sigue en plena forma siendo uno de los futbolistas más destacados en el centro de la defensa.

Equipo en el que también está el incombustible Tonete que consiguió su cuarto ascenso con los yeclanos, ya que con 17 años subió con el Yeclano CF. Rafa López, Carlos Felipe, Javi Muñoz, Marcos, Jorge Varela, Sergio Bañón, Kun o Mansilla han sido algunos de los jugadores locales que forman parte de esta plantilla histórica.

Al frente Pedro Romero, presidente de la entidad desde su fundación y que ha mantenido con rigor los principios del club de entidad seria en los pagos, afectuosa hacia los jugadores y con una vinculación máxima con la ciudad.

La humildad, el trabajo constante y una identidad clara con arraigo hacia Yecla y lo que simboliza han hecho que esta temporada termine con el mayor éxito posible. La ciudad vuelve a ser de Segunda B y volverá a pasear con orgullo por todos los rincones de España el nombre del municipio.

Compartir.