Spumaytel

Tonete, chupito de felicidad en el día de la marmota

0

Pocos esperaban en Yecla lo que aconteció esta mañana sobre el césped de ‘La Constitución’, quizás la victoria si era esperada por el grueso de la afición que llegaba al viejo estadio de la Cruz de Piedra, predispuestos a pasar frio, oliendo a pólvora, con estruendo de arcabuces de fondo y con ganas de disfrutar del cuadro azulgrana, pero la agonía que sufrió el cuadro yeclanico, era sólo una opción en la cabeza de los de los menos optimistas.

El equipo de Adrián Hernández presentaba importantes novedades en su alineación, con Manu Costa debutando como local acompañado de David, Antoñito, Gabri Clemente, Diego Ruiz, Pablo Serrano, Marcos; Pablo De Dios; Pau Pérez, Salinas y Alvarito. Formando con defensa de tres y carrileros largos, los azulgranas comenzaron el choque mimando el balón, mientras los visitantes, también de azulgrana azul arriba y grana pantalones y medias, planteaban un partido para correr en las contras. Pero no iba a ser fácil el duelo, con el equipo de Despotovic, que llegó a Yecla con el casillero de puntos a cero como visitante, muy junto y cerrando líneas de pase interiores, el Yeclano trataba de ir ganando metros como si de un partido de rugby se tratase. A partir de la mitad de este primer tiempo, el peligro iba a empezar a llegar por la banda izquierda del Yeclano, Marcos en dos tiros empezaba a avisar de lo que venía después, hasta que, rozando el descanso, puso un gran centro al corazón del área y con un brillante giro de cuello, Antonio Salinas, daba la ventaja previa al descanso.

Tras el descanso, problemas, Pablo De Dios se quedaba en la caseta aquejado de problemas en un gemelo y pese a que el equipo de Adrián, empezó golpeando por medio de un tiro de Pau Pérez, comenzaba a perder terreno conquistado y sin mucho sufrimiento veía a su hombre más adelantado, Alvarito, tratar de llegar a todo sin un pleno apoyo de la gente que tenía tras él. Se iba atragantando el equipo del Llano del Beal, igual que un polvorón en una nochebuena sin licor que lo haga bajar y los problemas continuaban llegando, problemas físicos de Serrano unidos al cansancio, por la falta de minutos, de Marcos y Costa, daban entrada a Mario Hernández y Pablo Moreno, desplazando a Gabri al medio campo, donde pierde virtuosismo y provocando que lejos de tranquilizar el ambiente, se concediera un penalti, que sólo vio Campos Salinas y su consiguiente igualada en el marcador. Empate y apenas 14 minutos para seguir enganchados a un Cartagena B que también sufría ante el filial del Real Murcia. El pesimismo y la sensación de ‘El Dia de la Marmota’ volvía a poblar la grada yeclanista, pero un hecho diferencial cambiaba el rumbo del partido, el ojito derecho de la afición se ajustaba las botas y entraba a formar parte del equipo en liza del cuadro local, el capitán Tonete saltaba al césped, minutos después ya había hecho el lio, balón raso que venia desde las botas de Antoñito en banda derecha, que llegaba a la frontal del área chica y en la que Tonete, utilizando inmejorablemente su cuerpo arrancaba un penalti que el mismo se encargó de transformar, sin tiempo, dejando sin luz a los mineros y dando los puntos y tranquilidad, como un buen chupito tras una copiosa comida navideña, Tonete volvía a aliviar los días de invierno, como tantos años lleva haciendo.

De esta forma, Tonete por enésima vez se convertía en el culpable de la felicidad yeclana y el ejecutor de un resultado, que permite al cuadro de Adrián Hernández, seguir con la igualada a puntos en lo alto de la clasificación del grupo XIII, a la espera de un mes y medio iniciando la segunda vuelta que puede ser muy definitorio en los puestos del ascenso a 2ªRFEF.

Compartir.